LA TERAPIA REGRESIVA.

 

La regresión de memoria es un término psicoanalítico que hace referencia al proceso de empujar cada vez más hacia atrás los recuerdos del paciente para descubrir incidentes olvidados pero importantes. Cuando se habla de regresión equivale a hablar de un recuerdo. Así como se recuerda las cosas más importantes, más marcadas de esta existencia; como la primera comunión, la primera relación sexual, el día del matrimonio, un accidente, etc., sin salir del cuerpo ni desplazarse para ningún sitio.

Para efectuar la terapia regresiva el paciente se coloca en una posición cómoda, bien sea sentado en una silla o recostado en un diván. A continuación se le sugiere que cierre sus ojos y luego se le dirige una agradable relajación muscular para que se tranquilice, se concentre mentalmente y baje los niveles de ansiedad.

Luego se procede a ubicar con sus propios recuerdos el origen de su trauma, miedo o dolencia.

 

1.Estar en regresión de memoria no es estar dormido, el paciente está consciente todo el tiempo y puede hablar y recordar íntegramente la sesión.

 2. Al estar en la terapia de regresión el paciente No pierde la conciencia, no se priva, ni tampoco pierde el contacto con el mundo exterior.

 3. No existe peligro alguno cuando se está recordando; al creer que no lo pueden despertar. No hay problema alguno para despertarlo después. El paciente así se encuentre en un estado profundo, si no escucha al terapeuta puede espontáneamente al cabo de unos minutos abrir sus ojos.

 4. El paciente no pierde el sistema auditivo y va a continuar escuchando todos los sonidos, incluso más de lo normal, porque el sistema auditivo se agudiza.

 5. Durante la regresión de memoria el paciente NO se va a ir para ningún lugar, la terapia no es un desdoblamiento o un viaje astral, en realidad son recuerdos guardados en la memoria.

 6. Hay pacientes que quieren ver como si se estuviera viendo una película, pero no es así, tan solo son sus propios recuerdos.

 7. La terapia regresiva NO tiene vínculos con prácticas religiosas, místicas, adivinatorias o esotéricas, su uso es exclusivamente terapéutico.